Fundación Espacios Verdes

Fundación Espacios Verdes

Organización sin fines de lucro con la misión de promover la mejora en la calidad de vida en armonía con la naturaleza a través de la Educación Ambiental.

fev.org.ar

Día de la Pachamama o Madre Tierra

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Cada primero de Agosto las regiones andinas de América Latina celebran el Día de la Pachamama o Madre Tierra.

En esta ocasión y durante todo el mes, las comunidades indígenas rinden homenaje a la Pacha, madre protectora que concibe la vida, nutre y sustenta a seres humanos, animales y plantas.

Esta costumbre ancestral de agradecimiento a la Madre Tierra también es una oportunidad para pedir y bendecir las cosechas venideras. La ceremonia, conocida como la «Corpachada»,  simboliza una forma de devolver o retornar hacia la tierra todo lo que se ha recibido de ella, generando un vínculo sagrado de reciprocidad entre el hombre y la naturaleza. El ritual consiste en hacer un pozo, que representa la boca de la Madre Tierra, y depositar ofrendas como alimentos, bebidas y hojas de coca. Además, la práctica de esta ceremonia es acompañada por rezos, agradecimientos, cantos ancestrales y pedidos de protección para todo el año.

Como menciona Eduardo Galeano en su libro Los hijos de los días

“Bailan y cantan sus hijos, en esta jornada inacabable, y van convidando a la tierra un bocado de cada uno de los tragos fuertes que les mojan la alegría”.

En las provincias del noroeste argentino esta celebración se mantiene con mayor fervor. En Octubre del 2013 se promulgó la Ley 26.891 que declara a Jujuy, Capital Nacional de la Pachamama. Esta festividad representa una de las manifestaciones más significativas de los pueblos que habitan la región.

Otro ritual muy conocido en Argentina y que también se asocia con el Día de la Pachamama es el de beber caña con ruda. Esta tradición que proviene del noreste, consiste en tomar tres sorbos en ayunas con la intención de atraer salud, suerte y ahuyente los “males del invierno”.

Con el transcurso del tiempo los rituales de esta tradición se fueron transformando, nutriéndose de legados culturales, históricos y sociales de distintas comunidades. Sin embargo, independientemente de la localización geográfica y de las creencias que cada ser humano defienda, la Madre Tierra es nuestro hogar. Ella nos cobija, nos sustenta con su agua y alimento, nos abriga con su calor y protege con su sabiduría la armonía de la vida. 

En un contexto de alerta ambiental producto de la crisis climática actual, es de suma importancia volver a conectarnos con la tierra. Poder frenar con la vorágine cotidiana para honrar la abundancia y la bondad de la Pachamama nos puede permitir recomponer nuestro vínculo de unidad y reciprocidad con la Naturaleza.

Micaela Belén Mercado

Estudiante de Periodismo

Copyright © 2021 Aprediendo en Verde. Todos los derechos reservados

Formulario

Preinscripción

Pre-inscripción

Entrenamiento en Relaciones con Prensa y Medios