Fundación Espacios Verdes

Fundación Espacios Verdes

Organización sin fines de lucro con la misión de promover la mejora en la calidad de vida en armonía con la naturaleza a través de la Educación Ambiental.

fev.org.ar

No hay vida sin agua

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En el año 1992 la Asamblea General de las Naciones Unidas decretó al 22 de marzo como día para tomar conciencia sobre la importancia del agua en todo el mundo. En Argentina, desde 1970, tenemos también un Día Nacional del agua: el 31 de ese mismo mes.

¿Por qué necesitamos estas fechas en nuestro calendario ambiental? Porque dependemos de ese recurso. Nuestra historia y nuestras vivencias siempre han estado vinculadas al agua. Porque EL AGUA ES VIDA y no tenemos posibilidades de sobrevivir sin ella, en ningún lugar del planeta.

El agua en Argentina

En noviembre de 2020, cinco organizaciones presentaron un informe al Relator Especial de DDHH y ambiente de la ONU titulado Demasiado sucia, demasiado poca, simplemente demasiado. La crisis mundial del agua y los derechos humanos. En ese documento se describe la desigualdad en el acceso al agua potable, donde las poblaciones campesinas e indígenas y los habitantes de barrios vulnerables son los más afectados.

Según el último censo, 5,3 millones de personas de Argentina no tienen agua apta para el consumo en sus hogares y un millón no la tiene tampoco en las cercanías. En el Gran Chaco esta situación es aún más seria donde hay un 41% de hogares sin agua potable. La falta de agua en muchas regiones además se complica con la contaminación por agroquímicos, metales o sales que la vuelven peligrosa para la salud y para la subsistencia de los ecosistemas.

Los agronegocios, la desforestación, el impacto de las acciones humanas sobre el clima (generando sequías o inundaciones), el uso de la tierra sin control ambiental, los desechos urbanos y la megaminería son las principales causas de la crisis hídrica que se vive en muchas regiones del país

Ante esta realidad las poblaciones no son ajenas porque la viven en carne propia. En los últimos tiempos han resonado los reclamos ciudadanos frente a aquellas actividades que además de consumir recursos no renovables de forma acelerada, generan contaminación hídrica a velocidades catastróficas, imposible de depurar por el mismo ambiente. Uno de estos ejemplos es el conflicto desatado en Chubut en torno a la megaminería donde las comunidades, en defensa del agua, están en estado de tensión con el gobierno provincial. 

El acceso al agua, como derecho inalienable, debe estar garantizado para toda su población. Tal como se establece en la Constitución Nacional, en su artículo 41: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo”.

Cuidar el agua no solo tiene implicancias legales, éticas, culturales y económicas. También es un principio básico de subsistencia para nuestra especie y para todas las que habitan el planeta Tierra.

Andrea Truffa

Prof. de Biología

Comunicadora ambiental

Copyright © 2021 Aprediendo en Verde. Todos los derechos reservados

Formulario

Preinscripción